El ruido repentino de 160 dB, como una explosion o un disparo, puede llegar a perforar el timpano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *